Roberto Verino emprende una profunda transformación de su empresa, que le llevará a presentar su nueva identidad corporativa y a inaugurar su showroom internacional en Barcelona, obra de Fernando Salas por la que recibe el "Premio FAD", en la especialidad de interiorismo.