ROBERTO VERINO

01 / 10 / 2015

Septiembre

Roberto Verino - Septiembre

Fue aquella tarde de Septiembre. El sol se despedía y la ciudad quedaba silenciosa. Una entrega de última hora. Una reunión inesperada. Y coinciden. Como coinciden las piezas de un puzzle. Él, con su traje y su corbata de diseño. Ella con su falda de cuadros y su estilo único a la hora de caminar. Cruzaron apenas una mirada. La sonrisa les delató. Y finalmente, dos cafés para llevar. Ella, segura de sí misma y delicada al mismo tiempo. Su forma de colocar su pelo detrás de la oreja la delataba. Él, un hombre fiel a sus principios y detallista. El nudo de su corbata era perfecto.

Falda jacquard cuadros rojos - Roberto Verino

Traje micro estructura azul oscuro - Roberto Verino

Comenzó a llover. Ambos se refugiaron bajo el mismo paraguas. Y allí, tan cerca el uno del otro, se sintieron unidos por un destino inevitable. Ese que había retrasado sus relojes para que coincidieran. Ese destino que crea los encuentros. Y los reencuentros. Y bajo aquel paraguas sobre las históricas calles de Londres, empezó todo.

Roberto Verino - Septiembre